viernes, 14 de febrero de 2014

San Val(i)entín...

San Valentín, además de contribuir al consumismo, sólo sirve para recordarnos lo solos que estamos ahora que no estamos juntos... pero, en fin... voy a escribirte hoy a ti.
Hoy para muchos es un día especial para pasarlo en pareja, pero para mí, como bien dice una canción, un "te quiero" se demuestra cada día, no un catorce de febrero. Aún así, he escrito algo.

Qué bien te queda esa sonrisa que llevas hoy puesta. Para ser San Valentín y estar sola, has comenzado el día con una extraña energía como esperando que pase algo. Los dos sabemos que no pasará nada, que será un día igual a otro cualquiera, que la rutina se te agarrará a las piernas y no te dejará avanzar. Pero tú sonríes y yo me alegro de verte a sí por primera vez en mucho tiempo.
Todavía quedan pinceladas de soledad en tus ojos, pero es algo que sólo yo sé ver porque te observo todos los días cuando te levantas y te acuestas más triste de lo que has comenzado. Has demostrado sobrepasar cualquier obstáculo que se ha interpuesto en tu camino, por eso te toca ser feliz ahora. Sé que todas tus musas se han disipado, que te han faltado las ganas de seguir luchando, pero también sé que poco a poco lo vas superando.
Hoy quiero hacer algo por ti. Quiero pedir a San Valentín que te dé valor. Que se convierta en tu San Val(i)entín y te dé todo el valor que necesitas para enamorarte. Quiero que dejes de sonreír al suelo y te despeine el viento de cualquier tormenta. Quiero que sonrías sobre los labios de tu media sandía, que las naranjas ya nos han demostrado que a veces son amargas. Ojalá te despeinen unas manos que te quieran buscar los sueños entre el pelo para hacerlos realidad. Ojalá te estremezcas por caricias y no por el frío que hace todas las mañanas cuando estás recién salida de la cama y avanzas en pijama por el pasillo hasta la cocina. Ojalá tu desayuno se acompañe de sonrisas. Ojalá acabes todos los días con un "Buenas noches. Te quiero" que haga que cada día tengas más hambre de comerte el mundo por amor.
Yo ya me he cansado de decirte "Qué mal te sienta esa carita de pena que te pones todos los días". Mira, yo no sé si el tiempo lo cura todo o el amor camufla demasiado bien los golpes, pero creo que ya va siendo hora de que te dejes querer. Creo que va siendo hora de que te vea de la mano de cualquier alma bonita que te enseñe a ver que la vida, a veces, también puede ser de colores. Hasta que encuentres a esa persona que no buscas, tú aprende a mirarme con más positivismo y una sonrisa cada día. El secreto está en quererte a ti misma. Verás como, de repente, todo el mundo baila la misma canción que dibujan tus pies cada vez que andas.


Y eso ha sido lo que me ha dicho el espejo del baño esta mañana.

3 comentarios:

  1. Es muy bonito, todos nos mandamos mensajes y es genial que el tuyo termine así :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces la clave de la felicidad está en empezar por quererse a uno mismo. El mensaje no era sólo para mí... de hecho, lo subí aquí para todos aquellos que necesiten decirse lo mismo. :) ¡Gracias por pasarte!

      Eliminar
  2. Me encantan tus videos y muchas veces me pongo a copiar los textos a papel,y me gusta mucho la web porque puedo leerlos a mi ritmo y con mi voz,aunque tu voz es preciosa y me gusta mucho escucharla sigue asi.

    ResponderEliminar

¿Hacemos poesía?