Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2015

Tenemos que hablar...

-Tenemos que hablar.
+...
- Hace días que te veo sonreír de menos y llorar de más. Te miro y no te reconozco. Has dejado de escribir como si no te importase morir, como si supieses que nada te puede salvar. Los chistes malos ya no te hacen gracia. Pones en bucle canciones tristes que te hunden un poco más. No te levantas dos horas antes para fotografiar amaneceres. No sonríes al ver las estrellas por la ventana cuando te vas a acostar. Abrazas la fotografía de tus padres como quien se aferra a la vida. No lees a Sergio en voz alta cuando el silencio te empieza a ahogar. Tampoco te pones Extremoduro a todo volumen cuando te vas a duchar. Ahora no haces crepes para cenar cuando tienes tiempo. Has dejado de bailar en bragas por toda la casa. Apenas sales de la cama si no es por necesidad. ¿Qué te ha hecho tener esas ojeras? ¿soñar tan poco? Tienes los ojitos tan tristes, que apenas se pueden cerrar para pedir deseos. Tus labios están llenos de grietas, como si alguien te hubiese roto por d…

Sobre todo en azul.

- Llevo unos días sin escribir nada que merezca la pena compartir, pero os dejo esto como muestra de que sigo siendo mortal, que me sigo rindiendo en un papel- Cuanto más aire respiro, más noto que me asfixio. Lo que quiero decir es que hay días que siento que la tormenta empieza en mí. Se me tiñe el alma de gris y comienzan a inundarse los ojos, como si alguien hubiese abierto un paraguas dentro de casa atrayendo la mala suerte. Después la lluvia se encarga de borrar cualquier palabra que hubiese escrita en las paredes de este edificio en ruinas que es mi vida. Hasta a veces aparece un arcoiris poniendo un poco de color a este triste paisaje que es mi futuro sin ti. No sé por qué, pero los relámpagos me parecen todas esas caricias que no nos haremos y, el trueno que les sigue, el ruido que hace un corazón que se está rompiendo. He llorado en todas las tonalidades, pero sobre todo en azul. Tus ojos no tienen nada que ver con eso, te lo prometo