jueves, 24 de abril de 2014

Es mortal...

No tenía pensado escribir nada de esto y, de hecho, debería estar estudiando en vez de perder el tiempo escribiendo al recuerdo de tu cuerpo.
Debo tener tendencia suicida o algo de eso, si no no me pillaría de personas que van matando lentamente un sentimiento. En fin allá voy:

"Ey, poeta. Más escribir y menos presumir de bragueta. Que es muy triste que utilices tus versos para que otras se bajen las bragas con tal de ver una sonrisa dibujada en tu cara. Que se escribe porque se siente, no porque haga más fácil que cualquiera se quiera meter contigo bajo las sábanas a hacer un repaso de todas tus cicatrices. Y ten cuidado, no te vaya a meter una hostia una metáfora. Que la rima a veces hace más daño de lo que cualquiera podría imaginarse y que la poesía cala más hondo de lo que a muchos les gustaría. Deja de prostituirla. Que cuando quieras amarla, ella estará harta de que la vendas de mano en mano para rendir homenaje a lo de debajo de tu ombligo. Que sí, cariño. Que la poesía es mucho más que escribir cuatro versos bonitos. Que es sentirlos y querer llevarlos por bandera toda una vida. Pero qué vas a saber tú sobre que la poesía cura heridas si sólo la utilizas para engañar a cualquier corazón inocente. Suenas tan sincero a veces... que es cierto, confieso que mis insomnios también han llegado a recordar tu imagen e incluso mi cama se había mentalizado de que algún día tendría que albergar tu perfecta silueta. Que he soñado con vivir escondida en tu barba, el lugar más cercano a tus labios. Pero ya no.
Ya sabes eso de que vale más una retirada a tiempo que una derrota en una batalla en la que no quiero entrar porque dudo que mi corazón pudiese aguantar otro golpe. Sólo espero que cuando te sientas solo, la poesía sepa perdonarte..."

-Nunca os enamoréis de un poeta, es mortal-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Hacemos poesía?