domingo, 4 de mayo de 2014

#BORRADOR8

#BORRADOR 8
Dicen que la cara es el espejo del alma y no es por nada, pero yo últimamente tengo más cara de gilipollas de lo normal. Será que sin musas no soy nadie y ahora que ya no están, voy sin rumbo hacia ninguna parte.
No sé escribir nada que no hable de ti, y eso empieza a ser un problema. Me declaro parásito por mi dependencia hacia otra persona para realizar mis funciones vitales. Que yo respiro porque sé que es el mismo aire que el tuyo y veo en ello una acción de llevarte un poquito más adentro. Que bebo porque es la única forma de saciar la sed de labios que tengo y porque mis penas necesitan un baño de vez en cuando para mantenerse atentas a cualquiera de tus pasos. Que mi corazón sigue latiendo con la esperanza de que un día te detengas a escucharlo. Que todo lo que siento es inconexo. 
Unas veces me siento idiota por haber empezado a sentir cosas así tan de repente y, sin embargo, otras veces me siento la persona más afortunada por tener la mejor razón de existir. Hasta me he vuelto más cursi desde que te conocí. Aquí tienes la prueba, que ahora vomito rosa. Que escribo cosas que nunca habría dicho por nadie, que son esas mismas que un día me hicieron ver al amor como lo más empalagoso que existía, incluso más que las milhojas. Que me he vuelto medio gilipollas y es cierto. Y tú eres la culpa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Hacemos poesía?