martes, 9 de diciembre de 2014

Me canso.

-Digamos que hoy se me han llenado las manos de decepción porque sé que nunca se cumplirán algunas promesas. Ahí os va un poco de mi mierda-.
Me canso de ser yo. Me canso de mi piel y de mis manos. De mis ojos y mi cara. Me canso de mis piernas y mis labios. Me canso de intentar salvarme fingiendo que soy poeta. Me canso de las personas que en vez de la sonrisa, te miran las tetas. Me canso de escuchar mentiras, planes de futuro que ni siquiera tienen presente. Me canso de los prejuicios y de las cosas que siempre tengo pendientes. Me canso de las palabras que carecen de sinceridad, de la indiferencia de algunas caras al contemplar una tragedia. Me canso de ver que la gente se tapa la cara para llorar. Me canso de las desigualdades que alimenta e incrementa el sistema. Me canso de la gente que folla por follar. Me canso de los que se denominan amigos de verdad, y a la primera de cambio te olvidan. Me canso de besos que saben a mierda. Me canso de la hipocresía que muchos llevan por bandera. Me canso de los "para siempre" que siempre tienen final. Me canso de "te quiero" seguido de un "cuando me seas útil". Me canso de las normas, de las reglas que limitan mi libertad. Me canso de toda esa gente que sigue las modas como si no tuviese personalidad. Me canso de escribir lo que supongo que sienten los demás. Me canso de creer en quien no cree en mí. Me canso de la competitividad y la falta de ayuda. Me canso de la importancia que tiene el dinero, que no deja de ser un puto papel por el que hay gente que mata. Me canso de escuchar u oír hablar de muerte, pero no de esperanza. Me canso de que llamen "puta" a una chica por ponerse minifalda. Me canso de la gente que denomina "cursi" a un chico que escribe con el corazón de par en par. Me canso de buscar y no encontrar. Me canso de perderme en cualquier lugar si no es contigo. Me canso de esperar a algo que nunca vendrá. Me canso de intentar cambiar, el mundo digo. Me canso de tanta maldad camuflada en costumbres. Me canso de tanta manipulación escondida en necesidades. Me canso de tantas violaciones de derechos fundamentales. Me canso. Y lucho. Pero me canso... Y pese a eso, sigo luchando. Y es que si hay alguna razón por la posiblemente nunca publicaré un libro, es porque no puedo evitar mirar más allá, y ninguna editorial quiere vender algo llenito de mierda. Porque no escribo por lo que pueda obtener de beneficios, sino porque lo necesito. Y por eso vivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Hacemos poesía?