martes, 6 de octubre de 2015

Sobre todo en azul.

- Llevo unos días sin escribir nada que merezca la pena compartir, pero os dejo esto como muestra de que sigo siendo mortal, que me sigo rindiendo en un papel-
Cuanto más aire respiro, más noto que me asfixio. Lo que quiero decir es que hay días que siento que la tormenta empieza en mí. Se me tiñe el alma de gris y comienzan a inundarse los ojos, como si alguien hubiese abierto un paraguas dentro de casa atrayendo la mala suerte.
Después la lluvia se encarga de borrar cualquier palabra que hubiese escrita en las paredes de este edificio en ruinas que es mi vida. Hasta a veces aparece un arcoiris poniendo un poco de color a este triste paisaje que es mi futuro sin ti. No sé por qué, pero los relámpagos me parecen todas esas caricias que no nos haremos y, el trueno que les sigue, el ruido que hace un corazón que se está rompiendo.
He llorado en todas las tonalidades, pero sobre todo en azul. Tus ojos no tienen nada que ver con eso, te lo prometo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Hacemos poesía?